Cumplimiento del compromiso con el cliente

En el proceso de gestión de compromisos hemos establecido etapas secuenciales desde el entendimiento de la necesidad del cliente, pasando luego por la construcción, establecimiento y cumplimiento del compromiso y llegando hasta el desarrollo de la relación con el cliente.

Culminada la etapa anterior teníamos nuestro diseño de la mejor solución con la correspondiente aprobación del cliente y el proveedor y ahora vamos a entrar a la etapa de ejecución, es decir al proceso del cumplimiento del compromiso.

En esta segunda etapa vamos a revisar los puntos a tener en cuenta así como las competencias necesarias para el Cumplimiento del Compromiso con el Cliente, que es la etapa en la cual vamos a ejecutar todas aquellas acciones que hemos planificado para poder cumplir con los compromisos que hemos acordado con nuestros clientes en base al modelo de llegada que hemos establecido.

Asegurar el valor de mi oferta

Consiste en el aseguramiento de que la oferta que hemos estructurado va a estar en capacidad de cumplir con las expectativas del cliente empezando por la claridad y la comprensión de la propuesta por ambas partes para evitar luego malos entendidos y problemas de comunicaciones.
Partimos de que la oferta se ha elaborado en base a la observación y análisis que hemos realizado de las actividades del cliente, luego asegurar la objetividad dejando de lado aquellas expectativas que no sean factibles de cumplir o evitando incertidumbre que sean elevadas.
Por lo tanto nos va a servir la definición de metas o valores objetivos y que consideramos alcanzables sobre los cuales nuestra oferta una vez ejecutada podrá ser medible en cuanto a lo que hemos conseguido con respecto a la meta establecida.

Mantener informado al cliente

Durante esta etapa de ejecución es muy importante el proceso y vías de comunicación que establezcamos para mantener informado al Cliente de como vamos avanzando en este proceso, de cómo va el comportamiento de las variables y los indicadores que hemos establecido, de la reducción de quiebres que se vienen presentando, de los diferentes problemas que se presenten y que afecten la ejecución.
Tener una especial consideración que la mayor parte de valor se concentra en procesos relacionales.

Gestionar el ciclo de la promesa

Se tiene que velar de manera cuidadosa e implacable de todo el ciclo de la promesa, eso quiere decir velar por una adecuada estructuración de las ofertas, pedidos y promesas con su correspondiente negociación, que se pueda ejecutar la promesa en base a las expectativas iniciales y en caso de algún incumplimiento replantear o renegociar a tiempo con el cliente para establecer un nuevo compromiso, culminando con una declaración de satisfacción o un reclamo dependiendo de la finalización de la ejecución.

———-

Me encantaría contar con tus comentarios y saber tu opinión.
Espero que este artículo haya sido de tu interés y utilidad. Si te gustó compártelo con tus amigos o colegas dando click al botón de Twitter, Facebook, LinkedIn, Tuenti o Google+.
Si deseas contactarme, estaré gustoso de interactuar contigo. Gracias.

Deja un comentario