La búsqueda de la Excelencia

La RAE define al término “excelencia” como algo de una calidad superior o de una bondad que hace digno de singular aprecio y estimación. Sin embargo, en el ámbito empresarial y personal podemos tomar a la Excelencia como una visión y una actitud que algunas personas tienen y que por lo tanto las demás lo perciben. La Excelencia se constituye así en el resultado de nuestras actitudes y de nuestras acciones, aquellas que realizamos en el día a día y que todas las ven.

Estando próximo a concluir el primer bloque de contenidos preparado al momento de lanzar este blog he adicionado algunos temas que van más allá del análisis y resolución de problemas, pero que espero les sirva como herramientas para su desarrollo personal, y dentro de este ámbito he querido lanzar algunas ideas sobre lo que es la búsqueda de la excelencia personal.

La Excelencia es un arte que se gana mediante el entrenamiento y el hábito, eso quiere decir la práctica continua a través de nuestras acciones, pues finalmente podemos decir que somos lo que hacemos repetidamente, pues las personas no actúan de manera correcta porque tengan virtud o excelencia, pero podemos decir que si tenemos a ambas, es decir a la virtud y la excelencia entonces actuaremos correctamente. Para centrar mejor la idea quiero compartir un mensaje de Aristóteles acerca de la Excelencia en base a la repetición continua de nuestras acciones:

“Somos lo que hacemos repetidamente
La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito”
Aristóteles (350 a.c.)
Por lo tanto la búsqueda de la Excelencia se constituye en un compromiso que se renueva todo los días, pues el entorno, los negocios, los retos van cambiando todos los días. Hace un para de años asistí justo a un taller donde hablamos de esta búsqueda continua de la excelencia y del cual comparto algunos tips que espero le ayuden a su búsqueda y desarrollo de su excelencia personal

Tener amor al cambio
Como revisamos en uno de los primeros artículos el cambio es una realidad y se acelera, pues el cambio se efectúa cada vez con mayor frecuencia, estamos viviendo una época de cambios acelerados y si bien para muchos representa una experiencia dolorosa, para otros y espero que para usted represente una oportunidad que hay que aprovechar, recibirla de lo mejor, estar listo para pasar la ola y estar preguntando siempre que es lo que viene.

Tomar riesgos
Considero que uno de los mayores riesgos que uno puede cometer es no hacer nada, que ante el temor por los resultados de una acción nos quedemos sin tomar acción con miedo al fracaso o a la exposición que vamos a tener en caso los resultados no nos sean favorables, con lo cual podemos llegar a desaprovechar las oportunidades que se nos presentan, a obtener una aprendizaje de toda la experiencia que vivamos y que por lo tanto no vayamos mejorando nuestras capacidades en base a las acciones que tomemos.

Cometer errores
Nadie es tan perfecto que no haya fallado nunca en su vida. Muchos de los grandes emprendedores no han tenido éxito en la primera ocasión, sino que lo han conseguido luego de que tuvieran algunos fracasos, luego de que algunas puertas se le hayan cerrado, luego de que hayan aprendido de sus errores y que de ahí hayan obtenido el aprendizaje que los haya llevado a la mejora continua en base al auto-conocimiento obtenido.

Aprender cada día
No podemos terminar el día sin habernos preguntado cual es lo nuevo aprendido, que es aquello que ha llegado a nuestras manos como un conocimiento nuevo, aquello que nos está enriqueciendo, aumentando nuestras capacidades, logrando que nos sigamos desarrollando, pues cada día tenemos la oportunidad de aprender algo nuevo, de revisar los resultados de nuestras acciones e intentando conseguir un aprendizaje, logrando hacer provechoso todo aquello que hemos acometido, aquella experiencia vivida.

Fijarse metas
Para conseguir lo que queremos ya sea en el ámbito personal, profesional o de negocios debemos de establecernos algunas metas algunas de largo plazo, aquella que estará al final del camino y con el cual habremos conseguido el premio a nuestro esfuerzo, pero otras de mediano y corto plazo que se constituyen en aquellos peldaños que uno a uno iremos superando, aquellas metas que las vamos consiguiendo y que nos dan un impulso para seguir adelante y que nos van mostrando que el objetivo final cada vez esta más cerca.

Solicitar la crítica

Cada vez que tengamos la oportunidad solicitemos la crítica a aquellos compañeros o amigos de nuestra confianza, aquellos que de manera sincera nos hagan llegar un mensaje positivo, pero que también de manera directa nos indiquen si estamos haciendo bien las cosas, si en algo estamos fallando y tenemos que realizar algunos cambios en nuestra estrategia, para ello debemos estar abiertos a la escucha activa, a saber recibir de la mejor manera la crítica constructiva a poder reflexionar y en base a ello seguir mejorando.

Deja un comentario