Subdividir el Problema

Si el problema que estamos intentando resolver es medianamente complejo lo más conveniente a realizar es descomponerlo, eso significa dividir el problema en partes más pequeñas de tal manera de atacar sólo las de mayor impacto en el mismo.

Por ejemplo si su auto no enciende, la pregunta que podríamos hacernos es si resulta recomendable revisar todo el auto de manera integral o es mejor hacer la revisión por separado para cada una de las partes.

Por lo tanto el siguiente paso a ejecutar es determinar la manera en que va a dividir el problema de tal modo que pueda observar en alguna subdivisión un comportamiento anormal que nos ayude a escoger la subdivisión sobre la cual vamos a continuar con nuestro análisis.

En nuestro ejemplo, si el auto no enciende, una forma de subdividir el problema sería la siguiente:

  • Motor
  • Sistema de encendido
  • Batería
  • Combustible
  • Otros

Algunas de las subdivisiones típicas de un problema en nuestra organización puede ser:

  • Etapa del Proceso: conformado por cada una de los bloques o estaciones por las cuales pasa un pedido desde el ingreso o registro del requerimiento del cliente hasta que el producto final se encuentre entregado y activo.
  • Zonas de Distribución/Operación: en algunos casos nuestra operación tiene un comportamiento distinto si se trata de Lima o Provincias, o si se realiza en la costa o en la sierra, es posible que el medio de distribución sea distinto dependiendo de la zona geográfica.
  • Tipo de Cliente: la segmentación con la cual clasificamos a nuestros clientes conlleva a tener diversas especificaciones o diferencias en nuestro proceso operativo, y por lo tanto los niveles de servicio puede ser diferentes, podemos hacer la diferencia por clientes premium, medio o masivo.
  • Tipo de Insumo: los resultados de la performance de un producto puede estar relacionado al tipo de material que hemos utilizado para la confección del producto, en algunos casos podemos tener 2 o 3 proveedores para un mismo tipo de insumo que conlleva a evaluar por separado dichos resultados.
  • Otros: revisemos que otro tipos de divisiones podrían darse para el estudio de nuestro problema, podría ser por tipo de operador, por turno de trabajo, por tipo de producto, etc.

De estas subdivisiones se recomienda escoger al menos 2 posibles formas para subdividir el problema, para luego escoger con cual de las subdivisiones nos quedamos para evaluar el problema, pero siempre asegurando que cada subdivisión representa el 100% del problema.

Deja un comentario