Elección, Decisión

Una vez que tenemos establecidas y estudiadas nuestras alternativas de solución y definidos los criterios de decisión llega el momento de elegir la acción a ejecutar para la resolución de nuestro problema.

Pero que características debe tener esa elección que hagamos?
Un par de características básicas es que sea buena y oportuna.
Y aquí pueden presentarse algunas inquietudes cuando tratamos de diferenciar una decisión buena de una mala, o cuando nos ha pasado que hemos tomado una decisión que creíamos que era buena pero que no nos dio los resultados que esperábamos, es decir no fue una decisión acertada.

Por lo tanto:

“No es lo mismo una buena decisión que una decisión acertada

Es en este punto en mis cursos es que le pregunto a los asistentes ¿que es lo que prefieren?, ¿tomar decisiones buenas?, o ¿tomar decisiones acertadas?

Muchos y los primeros responde que prefieren tomar decisiones acertadas y estoy seguro que lo hacen pensando en el resultado final, en que han conseguido cumplir con sus objetivos y cometen un error pues nada nos asegura que nuestras decisiones sean acertadas si es que no hemos seguido el proceso de análisis y resolución de manera correcta.

Lo que es importante considerar y que vamos a trabajar en este blog es aprender a tomar buenas decisiones, tenemos que seguir el proceso de manera correcta, sólo después se verá si fueron acertadas o desacertadas, si es que cumplieron con el objetivo.

Por lo tanto aprendamos a tomar buenas decisiones en base a un entendimiento claro del problema, al análisis riguroso, a la búsqueda de información, a la generación de alternativas, a la definición adecuada de criterios, a la definición de un plan de acción, a la asignación de responsables, al seguimiento del correspondiente plan, etc. … si hacemos todo esto le aseguro que la gran mayoría de los resultados terminarán siendo acertados … lo contrario no funciona o asegura el resultado esperado.
Fuente de Información: Gobierno de Personas en la Empresa

Deja un comentario